Cirugía Artroscópica

CIRUGÍA ARTROSCÓPICA

La artroscopia es una técnica - instrumento quirúrgico que permite observar en el interior de la articulación y realizar pequeñas cirugías o extirpaciones. Generalmente se realiza con anestesia local o general; y el objetivo suele ser terapéutico, corregir alguna afección, o de forma diagnóstica para conocer posibles daños. Una cirugía por artroscopia consiste en la realización de 2 o 3 incisiones alrededor de la articulación dañada. A través de estas incisiones, el médico introduce una solución salina que le permite observar la cavidad articular de forma más clara, así como eliminar líquidos que pudiera haber en ella. A través de otra de las incisiones, el médico introducirá el artroscopio, un tubo estrecho con una cámara y una luz incorporada, conectada mediante fibra óptica a un monitor, el cual permitirá al cirujano observar el interior y poder realizar el procedimiento. El resto de incisiones son utilizadas para introducir los instrumentos quirúrgicos necesarios. Una vez ha concluido, se extraen tanto los instrumentos como la solución salina del interior de la articulación, se suturan las incisiones y se procede a colocar un vendaje en la zona.

En la actualidad la cirugía artroscópica se ha nutrido de las mejoras en materia de imagen, el auge de las cámaras en alta definición y la posibilidad de reducir su tamaño conservando una alta calidad de imagen, para perfeccionar la técnica y optimizar la eficacia y la precisión de la intervención.

¿Cuánto dura la operación?
Una operación suele durar entre 30 y 60 minutos, el paciente suele volver a casa el mismo día o tras pasar una noche en el hospital. La rehabilitación depende de la dolencia que haya sido tratada, pero siempre es menor que en las cirugías abiertas, ya que como mencionábamos al inicio, se trata de una cirugía mínimamente invasiva que apenas produce daños en los tejidos. Además, los riesgos de esta operación son los mismos que pueden acontecer en cualquier cirugía, siendo los riesgos específicos de este procedimiento menores que los de una cirugía abierta.

Estas son algunas de las operaciones que se pueden realizar mediante cirugía artroscópica, entre otras:

  • Reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia
  • Operación de menisco por artroscopia
  • Cirugía artroscópica de hombro.
  • Cirugía artroscópica de cadera.
  • Cirugía artroscópica de muñeca.
  • Cirugía artroscópica de tobillo.