artroesport

 

25-07-2011 ARTRO ESPORT, S.L. Dir. Mèd. Dr. Antoni Fraguas

Ejercitar la muscultatura y la flexibilidad de la espalda es la mejor prevención.

El dolor de espalda es muy frecuente entre la población y una de las principales causas de baja laboral. El estrés tiene gran parte de culpa. De los pacientes que visitan al médico por esta molestia, el 60% lo hacen por lumbalgia, el 30% por dolor cervical y el 10% por dolor dorsal. La educación postural es esencial para tener una espalda saludable. Descansar bien por las noches es otra de las claves, sin embargo no todo el mundo lo consigue. Saber desconectar no es fácil y en tiempos difíciles como los que vivimos, la espalda pasa factura.

Ejercitar la musculatura es de gran importancia. Soporta el peso de nuestro cuerpo. Los ejercicios más indicados son los que aportan una buena flexibilidad, como puede ser el yoga, y los que potencian la musculatura abdominal y paravertebral. “Si se hacen con constancia suponen el mejor tratamiento preventivo. La obesidad y el sedentarismo son los principales enemigos de la espalda, ya que el sobreesfuerzo de la columna por el peso acaba deteriorando sus estructuras. Es como si la persona llevara permanentemente una mochila en la espalda”, advierte Antoni Fraguas, traumatólogo de Artro Esport en las clínicas Cima y Teknon.

Seguir algunas pautas de higiene postural puede ayudar a prevenir estas patologías de la espalda. Las recomendaciones se basan en pequeños gestos rutinarios como puede ser planchar o sentarse frente al ordenador. “Las pautas se pueden aplicar a acciones cotidianas como sentarse. Se debe hacer con la columna recta, la espalda bien apoyada en el respaldo, no inclinarse hacia la mesa y con las piernas en 90 grados apoyando los pies en el suelo”, señala Artur Valls, traumatólogo de Clínica Fiatc.

En general para las lesiones leves los tratamientos tópicos como geles y cremas termoactivos (que dan calor) y analgésicos son los indicados. “Pero para que funcione correctamente se tiene que acompañar con un masaje de la zona afectada”, añade Valls. En lesiones de mayor consideración se recomiendan analgésicos por vía oral o inyectable y relajantes musculares. Las cremas también pueden utilizarse como complemento en estos casos. Otros tratamientos pasan por la osteopatía o la fisioterapia.

 
 
 
Última actualización: 27-7-2017 Nº de colegiado: 24629 CIF: B60551108